9.12.07

Senos pioneros

L'ULTIMA PREDA DEL VAMPIRO

Piero Regnoli, 1962


Una terrible tormenta sorprende a una troupe de bailarinas de cabaret y sus acompañantes que se encontraban atravesando el país en una furgoneta. Acordando que lo mejor es buscar refugio para pasar la noche resguardadas de las inclemencias del tiempo llegan al castillo del Conde Kernassy, un lugar bastante siniestro pero aún así preferible a la incómoda alternativa. Nada más llegar, Vera experimenta un déjà vû inexplicable. Siente que conoce la zona como si anteriormente hubiese estado allí, y, sin embargo, es la primera vez que pisa esta tierra. No es la única persona embargada por emociones incontrolables, ya que el Conde Kernassy al comprobar la extraordinaria similitud de Vera con una antepasada suya se enamora perdidamente de la muchacha.
El grupo agradece la hospitalidad del Conde, pero por otra parte se ve confinado en el castillo ya que el temporal ha imposibilitado hacer uso del puente que les permitiría retomar el viaje. Tampoco es un contratiempo tan terrible. Así pueden aprovechar para ensayar sus rutinas de strip-tease. Desgraciadamente, el aburrimiento y la curiosidad llevarán a las chicas a desoír las advertencias enunciadas y abandonar sus aposentos por la noche con funestas consecuencias para su integridad física.

El interés de L’Ultima Preda del Vampiro se focaliza en constituir uno de los primeros filmes de vampiros hecho en Italia. Anteriormente se rodaron I Vampiri (Ricardo Freda y Mario Bava, 1956), co-escrita por el mismo Piero Regnoli, y la exitosa L’Amante del Vampiro (Renato Polselli, 1960). Este último título resulta de especial importancia ya que reactivó el interés del público italiano por el cine de terror ayudándose por unos toques de sano erotismo de los que Regnoli a buen seguro tomó nota. No en vano, las similitudes argumentales entre ambas obras son notorias.
Con todo, probablemente pase a la historia por tratarse de la primera película de chupasangres en la que se pueden observar un par de senos desnudos (concretamente los de la actriz Maria Giovanni) inaugurando un filón sino artístico sí comercial que hoy en día sigue dando sus frutos. Sin duda fue ese breve plano de desnudez femenina junto a los sugerentes camisones con los que se pasean las mujeres con nocturnidad y alevosía lo que propició una distribución de la cinta en E.E.U.U. en pases destinados única y exclusivamente para adultos.

Regnoli escribió un guión camp hasta la médula que imposibilita un análisis medianamente sesudo del argumento. Baste con comentar el siguiente episodio para poner en situación al lector: tras la trágica muerte de una de las integrantes del grupo, las chicas se reúnen en el salón para practicar sus rutinas de baile como si nada hubiese pasado. Al ser interrumpidas por el ama de llaves del castillo que se muestra escandalizada por su impudicia, su manager le dice que sólo lo hacen para “levantar los ánimos”. Dicha anécdota disparatada se encuentra entre lo más divertido de un metraje escaso en recompensas y ligeramente soporífero.
Si bien la ambientación es mejorable, algunos planos del castillo logran hacernos entrar en la historia aunque sea a la espera de la siguiente línea atroz de diálogo. También se encuentran presentes ciertos apuntes de talento visual, como en la del asesinato de uno de los personajes principales (me van a permitir que no desvele quien) de ejecución memorable: no se nos muestra el acto de profanación del cuerpo en sí, sino sus consecuencias a través de unos hilos de sangre que corren por unas piernas desnudas. Quizás no sea una idea excesivamente original, pero la forma en la que ha sido plasmada es de gran atractivo. Son detalles como éste los que continúan otorgando validez a un producto trasnochado que se resiste a engrosar las estanterías de la videoteca del olvido.

4 Comments:

Blogger Disipated Kid said...

Jajajaja, lo de practicar el baile despues de que la palme una de ellas es muy como la Legion de Superheroes en los 60 que, cada vez que se les moria un legionairo, le dedicaban media viñeta a gimotear la perdida y a seguir haciendo el chorra.

9:44 a. m.  
Blogger Cecile B. Demente said...

Me pregunto si hubo algún momento en la historia del cine en que pareciera original eso de que si pilla la tormenta, vamos a refugiarnos al castillo del conde que parece un buen tipo, algo transilvano y bebedor de sangre, pero buen tipo al fin y al cabo...

10:32 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

I'm really impressed with your writing skills as well as with the layout on your blog. Is this a paid theme or did you modify it yourself? Either way keep up the nice quality writing, it is rare to see a nice blog like this one these days.

Stop by my web page: retrofitting

5:33 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Howdy! I could have sworn I've visited your blog before but after looking at a few of the posts I realized it's new
to me. Regardless, I'm certainly pleased I stumbled upon it and I'll be bookmarking it and checking back regularly!


Here is my website - sabrosos

8:08 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home