21.10.07

XXXVIII MoZtra de València

Durante estas fechas se anda celebrando la XXVIII Mostra de València, festival dedicado al cine mediterráneo. Una ocasión más y continúa sin desprenderse de la etiqueta de “año de transición” (¿transición hacia dónde o qué?) que va camino de convertirse en la seña de identidad del festival. Afortunadamente, otra tradición que se mantiene es la de incorporar a la programación un pequeño reducto de propuestas zetosas o directamente marginales que cuadran fatal con el resto de títulos exhibidos, pero que aportan un alivio momentáneo entre dramas sociales varios.
Por si fuera de interés para alguno de los contados (pero siempre agradecidos) lectores de Hijo del Celuloide, a continuación comento brevemente dos películas de relativo interés:

- Vampire Diary. Ambientada en la cultura gótica juvenil, este filme constituye un quiero y no puedo al que se le podría haber sacado mucho más jugo de haberse planteado mejor su ejecución. El estar narrada a través de diversos fragmentos de diarios videográficos pronto pasa a ser de un recurso estimulante (por ilusión de veracidad) a un auténtico incordio tan cogido por pinzas que incluso los propios personajes tienen que estar explicando continuamente por qué graban esto o aquello. Y es una pena, porque la idea básica de la que parte la cinta (la relación de dependencia mutua entre una vampira y una humana) guarda un interesante potencial que apenas se aprovecha en la práctica. Aunque para ser justos he de confesar que no profeso una especial simpatía ni a la estética ni a la música góticas (¡pecado para un fanático de los chupasangres como moi!). Quizás ese colectivo sea capaz de extraer mejor partido de esta producción.
Atención a su bella protagonista, Anna Walton, que parece haber ascendido a ligas mayores y pronto se la podrá ver en la nueva entrega de Hellboy dirigida por Guillermo del Toro.

Trailer de Vampire Diary

- Zibahkhana. Título que pasará a la historia por ser considerado el primer filme gore de Pakistán. Zibahkhana es una película que evidencia un escasísimo presupuesto y una juventud exultante a diversos niveles. Para empezar, consigue entretener al espectador pese a no tener nada claro cuál es su argumento. En principio están todos los signos inequívocos de una cinta de zombis que culminan en una triunfal aparición de estos (incluso contando con algún zombi enano; todo un lujo visual) para dejar paso a un slasher con familia de tarados muy en la línea de La Matanza de Texas. Tampoco ayudan los inconexos fragmentos de denuncia social ni la dudosa moralina religiosa subtextual. No importa. Es en el conjunto, en su descaro, en su ineptitud, en su jovialidad, donde se halla su disfrute. Con un ojo puesto en el presente y otro en el pasado. Ahí está la participación del hoy talludito Rehan (Drácula en la estimable Zinda Laash) para demostrarlo.
Nada nuevo bajo el Sol y, desde luego, tampoco un título imprescindible, pero poseedor de valores que van más allá del exotismo localista. A recuperar en sus animales favoritos de cuatro patas.

Trailer de Zibahkhana

5 Comments:

Blogger absence said...

La vi en Sitges a las tantas y me gustó, sin tirar cohetes. Como a usted, vamos. Hell's Ground es el título internacional.

8:42 p. m.  
Blogger Cecile B. Demente said...

Yo soy otro fan vampírico al que no le va nada el rollo gótico, pero en fin, siempre nos quedará Pakistán.

9:02 p. m.  
Anonymous Aureal said...

¡Absence, yo estaba alli! ¿La vio en Casino Prado?

Yo vi lo que esperaba, y me lo pasé en grande. Mención especial al momento en que tiran al niño zombie de la furgoneta, en marcha.

5:23 p. m.  
Blogger superdiscochino said...

¿Niño? Yo pensaba que era un enano.

Um. Definitivamente, ya no es lo mismo.

12:58 p. m.  
Blogger Aureal said...

Era un niño. Vaya que si.

12:17 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home