16.8.07

Extrañeza rural

INCUBUS

Leslie Stevens, 1965


Cuenta la leyenda que en Nomen Tuum existe un pozo cuyas aguas poseen propiedades inusitadas; tanto curan las heridas de forma milagrosa como otorgan una belleza sobrenatural a quien beba de ellas. Este fenómeno atrae a curiosos de diversa índole, pero especialmente a las almas descarriadas que acuden desde lejanas distancias atrapadas por su influjo. Y tras ellas, listas para reclamar sus vidas, los bellos íncubos; seres de apariencia femenina que utilizan su atractivo sexual para robar la esencia vital de sus víctimas.
Pero el íncubo llamado Kia aborrece esta mecánica dado que no le plantea ningún reto. Seducir a los perversos es tan sencillo como pescar en un cubo. ¿Y si por una vez lograse para Satán el alma de un hombre piadoso? ¿No honraría así de mejor forma la memoria de su Señor Oscuro?
El objetivo tiene nombre propio: Marc. Un hombre sencillo y bondadoso que vive con su hermana en perfecta comunión con el entorno. Mediante engaños conseguirá introducirse en su vida y en su corazón. El triunfo parece seguro, pero una grave ofensa pondrá sus planes en cuarentena y activará una venganza cuyas consecuencias se extenderán como una nube negra sobre las cabezas de los protagonistas de este pequeño drama.

Incubus atesora la distinción de haber hecho realidad una de las boutades más curiosas en la historia del cine. Dejando de lado sus méritos artísticos, que son bastante evidentes, este filme será recordado por siempre como un auténtico rara avis al estar dialogado en Esperanto. Para quien desconozca dicho idioma, el Esperanto es un lenguaje artificial creado fundamentalmente para su uso en fines comerciales que en la actualidad ha visto frustadas sus pretensiones universalistas y su estudio se reduce a la labor de unos pocos entusiastas.
No obstante, la feliz ocurrencia trasciende el mero capricho al redundar positivamente en el resultado de la obra. La extrañeza que produce en los oídos fundamentalmente debida a una inusual pronunciación, puesta en tela de juicio en varios foros de opinión, contribuye a la creación de atmósferas en un contexto propenso a ello. Tanto la bergmaniana fotografía de Conrad L. Hall, que consigue convertir paisajes conocidos en geografía alienígena, como la melosa banda sonora realzan un conjunto en el que se intuye un peligro constante tras el velo de perpetua calma aparente. El uso de el Esperanto es totalmente coherente con esta dualidad presente. Sus construcciones gramaticales y fonética poseen la familiaridad de lo cotidiano y a la vez la inquietud de lo ignoto.
Todos estos elementos convierten a Nomen Tuum en un espacio fílmico sin equivalentes en nuestro planeta, pero cuya existencia se antoja más que creíble.

Se pueden extraer dos motivos principales del visionado del título. Por un lado el marcado bucolismo, presentando la posibilidad de una vida plena del hombre en equilibrio con la naturaleza (que tan sólo se verá malograda por influencias externas e incuso en este caso se acompaña de una advertencia a modo de eclipse; mensajero de la propia Tierra de conflictos venideros), y por otro un componente religioso de tintes católicos. Ejemplos de esto último abundan. El método que emplea Kia para tratar de "ensuciar" el alma de Marc es pedirle que retocen juntos desnudos bajo el Sol (con una declamación de cómica solemnidad), a lo que éste contesta: "No. Te deseo pero de la forma correcta. Quiero que nos unamos y tengamos hijos." El mensaje llega con meridiana claridad. Resulta sencillo interpretar el emplazamiento ficticio en el cual transcurre la trama como una suerte de visión moderna del Edén bíblico.
De mediar voluntad adoctrinante, no molesta intrusionismo alguno y lo que se narra puede pasar como una suerte de inofensiva fábula. Como tal la historia es sencilla y sin embargo cuenta con una asombrosa capacidad para interiorizarse a través de los sentidos, más que mediante las ideas.
Es ese poder de retención lo que termina de conferir a Incubus su merecido carácter de película de culto y no lo anecdótico por lo que habitualmente se la cita. El hecho de que se encontrase y se restaurase una copia tras años de creerse perdida, pues, es motivo de alegría. El oscurantismo juega a favor de multitud de títulos, pero en este caso concreto cuanta más gente conozca y aprecie los valores intrínsecos del filme, mejor.
¿Será algún distribuidor tan valiente como para editarla en España? Complicada empresa.

1 Comments:

Blogger darkerr said...

Muy interesante, se ve que tiene una estetica atractiva, del mismo modo la historia . Saludos.

5:05 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home