16.5.07

Grandes momentos en la historia del cine (3)

MAC AND ME

Stewart Raffill, 1988

¿Puede haber algo peor que un infecto alienígena deficiente mental? ¡Exacto! Una familia de infectos alinenígenas deficientes mentales. Al menos eso debieron pensar los creadores de Mac and Me, un instrumento de tortura militar disfrazado de inocua película de entretenimiento familiar.
El motivo por el cual la multinacional McDonald's pensó que estas patéticas y repulsivas criaturas eran el vehículo idóneo para promocionar sus insalubres menús plantea diversas incógnitas. Una de ellas si algún empleado no se propuso boicotearla desde dentro. Porque el vómito que puja por escapar de nuestras gargantas tras su contemplación es lo último que querrían ver asociados a un Big Mac. En teoría.

Resulta complicado destacar una sola escena del filme entre ridículas persecuciones en sillas de ruedas, explosiones hiperbólicas, muñecos despeñados por acantilados, brazos que se estiran à la Mister Fantástico y un inenarrable concurso de baile (disfraz de oso incluido) auspiciado por el mismísimo Ronald McDonald en uno de sus restaurantes. Algunas de esas imborrables imágenes han quedado por siempre grabadas en mi cerebro y mucho me temo que me las llevaré a la tumba.
Quizás se alcance una cumbre del espanto cuando el horripilante Mac recuerda a su familia perdida a lágrima tendida mientras junta sus manos en un vano intento de comunicarse. Claro que al imitarle el edulcorado niño paralítico sube el nivel de malestar hasta límites insospechados.

Festival en YouTube:

- Trailer original.
- Trailer versión terrorífica.
- Bailando en McDonald's.
- Despeñamiento del niño paralítico.

8 Comments:

Blogger kuroi yume said...

ahhh!
yo pensé que era un anuncio de Pepsi!

(creo que la debí ver demasiadas veces cuando era niño, jejeje "Una familia de infectos alinenígenas deficientes mentales", jejeje)

4:33 p. m.  
Blogger Crazy J! said...

Dios, Mi Amigo Mac... que "gratos" recuerdos. A mi también me daban ganas de darle de patadas al alien cada vez que levantaba las manos, y si no recuerdo mal tb hacía una especie de ruidito y canto no? Y sus padres buscándolo con aquellos andares de enfermo mental fugado.

6:36 p. m.  
Blogger Chirurico said...

Eh, eh, que mi amigo Mac era lo mas guay del videoclub en el terreno de la etexploitation, como los munchies lo fueron de la gremlinsploitation. De hecho, gracias a la genética y la mala suerte heredé patas finas y barriguilla con lo que me gané este apodo durante un tiempo en mi infancia.

7:39 p. m.  
Blogger superdiscochino said...

Discrepo. La "etexploitation" definitiva es El ETE y el OTO de los Hermanos Calatrava.

Kuroi, la bebida era Coca-Cola. Seguro que también participaron económicamente porque la publicidad es descarada.

Y, sí, el bicho cantaba en los escasos momentos en los que no estaba incordiando a todo aquel que tuviese cerca. ¡Incluso subido a un árbol!

9:13 p. m.  
Blogger Hellhammercito said...

Yo diría más, El Ete y el Oto es mejor que la propia E.T.

1:30 p. m.  
Anonymous Jose de Cadalso (de los Vidrios) said...

Acojonante el puto Mac este. Todavia me acuerdo de su horrible careto acechando al pobre chavalin de la silla de ruedas. Cuantos sustos ha pegado el puto aliens cuando entra en una habitacion con una radial destrozando todo a su paso. Ademas, tiene otras escenas de trauma como el susodicho bailecito en el Mardowuals este o el tiroteo del final, en que se cargan al niño (el director le tenia mania o algo, por la cantidad de putadas que le pasan). Menuda peli para niños, deberian quemar todo el metraje y borrar esta bazofia de nuestro planeta.

11:25 p. m.  
Blogger Disipated Kid said...

Pues me alegro que yo de pequeño fuera de los que queria que se muriese cuanto antes la gamba cocida esa asquerosa de ET y cuando vi el cartel de Mi amigo Mac ni se me pasara por la cabeza verla. Ventajas de ser una persona insensible desde mi mas tierna infancia.

Ahora claro. Con este blog desopilante tan lleno de promesas cualquiera se contiene de no echarle un vistazo.

Un saludete, Meka de los mil seudonimos.

9:28 a. m.  
Anonymous lobech said...

yo tuve un porfesor de inglés cuyas siglas coinciden con el nombre del moñaco (Miguel Ángel Cuartero) y que, aparte de parecérsele físicamente, no se le entendía apenas al hablar.
evidentemente, le llamabamos "Mi amigo MAC". :)

7:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home