3.12.06

Cabecita loca


LEÁK

H. Tjut Djalil, 1981

Ilona Agathe Bastian

Yos Santo

Sofia W.D.
Debbie Cinthya Dewi

3/5


Cuando una leyenda como el vampirismo se encuentra extendida por todo el globo desde tiempos inmemoriales, es indicativo de que al menos una fracción de ella tiene raices enterradas en la realidad. Cierto es que no en todas partes se ha desarrollado de la misma forma, y las diferencias en la representación del mito pueden ser más o menos notables de acuerdo con el acervo cultural. Especialmente curiosas son algunas variantes pertenecientes a paises asiáticos debido al radical contraste con la imagen que tenemos del nosferatu en el mundo occidental.
De entre ellas, ninguna es comparable en impacto visual y capacidad de epatar como el penanggalan.

Y qué demonios es un penanggalan, se preguntarán. Pues básicamente un ser entroncado en el folclore indonesio consistente en un cabeza voladora de la que cuelgan sus órganos vitales que se encarga en irrumpir en los dormitorios de las embarazadas para succionar la sangre de los niños no-natos.
Ahí es nada. Si quieren conocer en qué película podemos contemplar en toda su gloria a tan fascinantes criaturas, continúen leyendo.
(Una pista: no se trata de Toy Story.)

Leák, más conocida en la actualidad por el nombre de Mystics in Bali, narra la historia de Cathy Kean, una estudiante americana que viaja a Bali con el fin de recopilar información sobre los ritos mágicos locales de cara a la publicación de un libro sobre el tema. Siendo ya una experta en vudú, busca la ayuda de Mahendra, muchacho que recuerda tangelcialmente al Prince circa 1977, para aprender todo lo necesario sobre la terrible magia Leák. Juntos acuden al encuentro de una siniestra sacerdotisa con problemas de manicura (y muy buen humor, irrumpiendo en carcajadas a cada palabra) que acepta tomarla como discípula... a cambio de un precio. En un principio se contenta con ofrendas en forma de botellas de sangre humana, pero no tarda en ser un tributo insuficiente como por desgracia comprobarán en el futuro.

Después de pasar por un ritual en el que la avejentada bruja le da a Cathy unos diamantes para más tarde recogerlos con una lengua de varios metros que dirige desde detrás de un arbusto, ambas comienzan una dinámica que les llevará a practicar todo tipo de materias espirulizantes.
A saber: el arte de poner caras de pasmo absoluto, bailes regionales, transformación en mujer-cerdo, reirse como si te acabases de escapar del frenopático, aumento del tamaño de los labios sin necesidad de inyecciones de colágeno, tatuajes místicos en la entrepierna...

Suficiente como para perder la cabeza, ¿verdad?
No es necesario que se lo cuenten a la propia Cathy, pues aprovechando el estado inducido de trance durante las mencionadas sesiones la mentora hace que su testa e intestinos salgan disparados en búsqueda de sangre que le conferirá un inusitado poder. La explicación del motivo por el que esto sucede queda en el aire.
Mientras tanto, los aldeanos no permanecen impertérritos e inician las pesquisas para eliminar el mal que los está asolando. A Mahendra no le entusiasma la idea. Es incapaz de abandonar a su suerte a la mujer de la que está enamorado así que solicita el consejo de su tío, experto en contrarrestar a las fuerzas del mal colocando palillos mondadientes en la tráquea.

Desde luego, es imposible acusar a Leák de tener un argumento convencional. Más bien todo lo contrario, pues encontrar otro título equiparable en nivel de bizarrismo constituye un desafío incluso para los aficionados a la trashvanguardia más avezados. Quizás Pembalasan Ratu Pantai Selatan (que parece un trabalenguas, pero es el nombre original de la hoy popularizada Lady Terminator) también de H. Tjut Djalil se aproxime en ocasiones, pero al penanggalan no se le bate fácilmente.

A modo de muestrario de la caja de trucos de la que dispone el filme, destaco un par de escenas que no agotan en absoluto el alubión de sorpresas que asaltará al espectador tras los rótulos iniciales:

1- ¡Pornografía gratuita!

Cómo si no describir la secuencia en la cual Cathy se muestra en bañador a Mahendra para que lea el tatuaje que tiene grabado... ¡en el muslo! Él, que es todo un caballero, como corresponde a su condición se niega pero la muy descocada logra convencerle a regañadientes no sin así generar una intolerable tensión sexual.

Los rectos censores indonesios debían de estar mirando hacia otra parte, porque en caso contrario no se explica que haya pasado el corte tamaña indecencia. Primero tienen la desgracia de contar entre sus nativos a la ligerísima de cascos (y de ropa) Laura Gemser... ¡y después esto!
Ay, Dios. Cuánto libertinaje.

2- ¡Succiones uterinas!

La cabeza e intestinos de Cathy abandonan su cuerpo obedeciendo a la voluntad de su maestra y salen volando por el aire acompañados de un sonido tal que así: ¡SHIUMMM! (pronúnciese juntando los dientes delanteros, o, si prefieren conservar intacta su imagen, no pronúnciese).

Dirige su trayectoria hacia una casa y por el camino se encuentra con una anciana con la que choca desiquilibrándola. Ésta cae contra la pared de la habitación atravesándola por completo como si le hubiese caído un misil encima. Entonces Cathy da con su presa, una mujer en avanzado estado de gestación postrada en la cama. Se sitúa entre sus piernas y comienza a chupar en la mejor tradición de Viv Thomas (si bien la "homenajeada" no parece estar disfrutándolo). Durante el acto es sorprendida por un par de jóvenes y pone intestinos en polvorosa mediante su modus operandi característico.
Ya saben: ¡SHIUMMM!

En Leák lo normal es anormal y viceversa. Nadie parece comportarse de forma lógica. Los personajes aparecen y desaparecen sin justificación alguna. Las localizaciones, el tiempo y el espacio son conceptos esclavizados por la tiranía de lo imprevisible. La dirección amplía, aleja y se mueve por inducción etílica. Los actores no interpretan, se limitan a comparecer. La banda sonora consigue que los oídos comiencen a sangrar. Duele a la vista.
Por si los elementos enumerados no formasen una lista suficiente de virtudes, el exotismo predominante, tan alejado de las producciones de terror a las que estamos acostumbrados por esta parte del planeta, termina por seducir.
Diablos, si los efectos especiales no resultasen tan transparentes, el filme podría haber llegado a ser espantoso en el sentido común del término. Por falta de conceptos perturbadores no será.

Como colofón una curiosidad muy en la línea de la sección "trivia" de la imdb: La película, basada en el libro "Leák Ngakak" de Putra Mada, tuvo que ser rodada en la Isla de Java debido a que los habitantes de Bali eran demasiado supersticiosos y no permitían la representación de rituales que creían reales.
Ya puestos podían haber intentado incorporar al reparto a la bellísima Emanuelle Negra, nacida en la misma Java. Con Laura todo se ve de otro color.

7 Comments:

Blogger Iveldie said...

Me suena haber visto esta película comentada en algun sitio, me parece que en una guiía de cine bizarro que tengo en la que hay una sección dedicada al penanggalan. A ver si la encuentro y la veo, este tipo de películas me encantan, y las fotos que acompañan la reseña no tienen desperdicio, bizarro total!

Saludos!

9:45 p. m.  
Blogger Borja said...

Me ha encantado lo de "por inducción etílica", jajaja. La única pega que se le puede poner a la peli es que en ningún momento da la sensación de ser un conjunto, pero la suma de sus partes la ponen en un alto nivel. Mi parte favorita es la de la cabeza que succiona a la embarazada! Imágenes que hay que ver para creer!

11:18 a. m.  
Blogger Pep said...

¿De esta no hablaste ya en la antigua versión de la página?

Bueno, sea como sea... DEMENCIAL. Habrá que verla ;-)

10:30 p. m.  
Blogger superdiscochino said...

Cierto. Desde que abrí el blog no he parado de reciclar textos de la antigua página web. De no ser así actualizaría incluso menos... que ya es decir.

"Demencial" se ajusta bastante bien a lo que constituye la película, sí.

Un saludo.

8:17 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

si
demenscia si si soi cubana
ays papito
en fin qiero destacar algunas reacciones alergicas aquellas como son las qimicas q siento q m inflan demasiado NO SE QUE ACER!
pero en fin borja confio enque sepas que es ficcion
ayi es donde:O
gorgolooooooooo k t an kedado 4 capuyoooo

1:21 p. m.  
Blogger superdiscochino said...

¿Mande?

4:36 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

superdisco xino oi t vi n los mtv awards d new york ,,stas pibon

1:18 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home