25.5.06

La triste condición de no tener límites

IVANPIIRE

Guión: Carlos Trillo
Dibujos: Jordi Bernet

Carlos Trillo
y Jordi Bernet son dos talentos cuya importancia en el mundo del cómic iberoamericano no vamos a descubrir ahora. Acostumbrados a formar pareja de baile (Light & Bold, Cicca Dum Dum…), ambos son conscientes de los puntos fuertes y carencias de su compañero, empleando dicho conocimiento a su favor en la consecución de unas obras que se antojan menores en una apreciación superficial, pero que observadas con detenimiento reflejan un buen hacer y atención por el detalle notables.
Términos aplicables a Ivanpiire sin conflicto alguno.

Bajo un tontorrón y nada halagüeño juego de palabras se esconde una historia bastante menos festiva de lo que pueda sugerir la sucesión de desnudos hallada en sus viñetas.
Ludmila es una vampira aquejada por la angustia existencial desde que su creador, Iván Piire, la abandonó sin mayor explicación siglos atrás. La psiquiatría no parece ser capaz de poner fin a su sufrimiento, así que recurre al achaparrado Bonanno, fotógrafo profesional, para que halle a su amado. Pero, una vez lo haga, ¿accederá el vampiro a volver a compartir las noches con su creación? ¿Existe un amor capaz de resistir incólume el paso de las décadas?
Dejaremos la respuesta a esas preguntas en el aire para quien decida abordar la lectura del álbum.

La imagen de los vampiros ofrecida en el cómic se asemeja notablemente a la popularizada por el cine. Es decir, temen a las cruces, poseen el poder de convertirse en murciélagos (la ropa que llevan puesta, por otra parte, carece de esta habilidad) y la exposición a la luz solar resulta mortal. No obstante, el discurso global del tebeo recuerda al decadente y humanizado retrato del mito presente en el famoso serial literario escrito por Anne Rice. Si son de los que reniegan del melindroso estilo de la autora no teman; aquí hay sentido del humor suficiente como para desvanecer la ominosa comparación en un par de páginas.

Ivanpiire se lee con una sonrisa (agridulce) puesta, y no cuesta demasiado deleitarse con el magistral dominio del blanco y negro del sensacional Bernet o con los brutales contrastes planteados en el texto de Trillo (de lo ridículo a lo sublime, de la chispa de la seducción a la muerte…). Y, sobre todo, con la bella, rotunda y trágica Ludmila. Pero qué guapas le quedan, Jordi.

8 Comments:

Blogger mekasidnipuatier said...

Me encanta Bernet y no conocia esta obra. ¿Sera encontrable?

1:40 p. m.  
Blogger superdiscochino said...

Es posible que no, pues la edición de El Jueves ya tiene su tiempo.

En cualquier caso, es muy probable que Glénat se anime a reeditarla como hace con casi todo lo de Bernet.

Un saludo.

1:51 p. m.  
Blogger Gonzatopo said...

Superdiscochino, que le parece la Biblioteca Grandes del Comic: Clásicos del Terror? Es que me la estoy haciendo, y, personalmente, me está pareciendo muy buena. Con extrañas historias, que no hacen referencia a los típicos villanos del terror (drácula, Frankenstein), más que nada se centra que cosas más humanas. No sé, a mí me está gustando...

6:52 p. m.  
Blogger superdiscochino said...

Me encanta, Ovochan.¡No podría ser de otra forma!
Es un gran, gran tebeo.

8:21 p. m.  
Anonymous El Vaughan said...

Cuento "I Vampiri" en mi biblioteca y doy fe de que sí, efectivamente, a Bernet le quedan requetebuenas, con o sin colmillos...

Un saludo AreneRo.

1:32 a. m.  
Blogger mekasidnipuatier said...

Grrrr, habra que buscar... Aunque todavia tengo pendiente la serie integral de Torpedo del mismisimo. Esto de los tebeos es una ruina, oigan.

10:09 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Your website has a useful information for beginners like me.
»

2:03 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

I find some information here.

11:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home